El concepto de mímesis

El término referido fué acuñado por Aristóteles, y se refiere a la imitación de la naturaleza en el arte clásico. Es un vocablo latino (mimēsis) que deriva del griego (μίμησις, mimeisis) y se traduce como “imitación”.

El concepto de mímesis aparece cuando se le compara con su modelo original, y se obliga del uso de rasgos representativos para acuñar esa analogía entre las partes, es decir, entre el objeto real y el representado. Platón asume el concepto de mímesis como la apariencia sensual de las imágenes exteriores de las cosas, que constituyen el mundo opuesto al de las ideas. Esta imitación de la realidad, solo es una copia de la copia del mundo de las ideas. Por el contrario, para Aristóteles, no cabe la imitación del mundo ideal, en la Poética, la mímesis y su función imitativa es el modo esencial del arte para representar a la acción humana.

El filósofo contemporáneo Nelson Goodman (EE.UU, 1906 – 1998) asume que es imposible imitar la realidad tal como es, puesto que siempre toda visión va acompañada de una interpretación bajo ciertas convenciones, por lo tanto, desde las preocupaciones en torno a las representaciones de lo real, no habría relación lógica entre el parecido (mímesis) de la realidad y los códigos empleados para su representación.

El arte de nuestra cultura occidental ha estado fuertemente marcado bajo parámetros referidos a la imitación de la naturaleza. Cuando hablamos de Naturaleza, cabe decir que se refiere a los espacios virginales e intocados, por lo que este concepto resulta inexistente en la época en la que nos encontramos. Por ello, la referencia que se toma ahora no es la de esta Naturaleza perdida, sino la artificialmente diseñada, llamada paisaje.

Este cambio de la percepción de la naturaleza debe sus causas a las aplicaciones de la ciencia y a una creciente conciencia de degradación del medio ambiente. Por ello, comenzaremos el desarrollo de esta investigación buscando posibles vínculos que acrediten la evolución de los lenguajes artísticos referidos al tema.

El movimiento Realista del siglo XIX, defendía el Naturalismo como reacción a las representaciones idealizadas del paisaje Romántico.
El término “naturalismo” fué creado por Castagnary y empleado a partir de 1863. Lo definió así: “La escuela naturalista afirma que el arte es la expresión de la vida bajo todos sus modos y en todos sus grados, y su único objetivo es reproducir la naturaleza para presentarla bajo su máxima fuerza e intensidad. La escuela naturalista restablece las rotas relaciones entre el hombre y la naturaleza.” *4

La pintura naturalista nos muestra al fin y al cabo, un artificio recreado, pero se presenta como algo aparentemente natural, al intentar reflejar la naturaleza tal y como se percibe. En palabras de Rosset, un “artificio de segundo grado que convierte el cuadro naturalista en algo más artificial que cualquier artificio. Es así como todo esfuerzo con objeto de escapar al artificio recae en él con usura, conduciendo a una acentuación del artificio, es decir, a una construcción más artificial que el artificio del que se pretendía desembarazar”. *5

La artificación de esta naturaleza puede surgir en palabras de Albelda, como una manifestación de los procesos y las leyes de la Naturaleza (ejecutada por el ser humano) o bien, cuando, desde perspectivas materialistas, es tomado como el resultado de circunstancias tan frágiles, aleatorias y azarosas como las que determinan el surgimiento de cualquier ser de la Naturaleza. A este respecto la artificiosidad creada en base al concepto mimético de Naturaleza, puede ser confundido con ella en la medida que asume y prolonga sus procesos.

El concepto de mímesis en la pintura provoca un debilitamiento en la singularidad del modelo, lo cual conlleva a una pérdida del eje referencial del modelo original. Así, el objeto natural y el objeto artificial pueden considerarse indiferenciables. ” Que el artista pinte un paisaje significa, que empequeñece este paisaje y lo hace accesible, abarcable con la mirada, para el espectador.” *6

El paisaje desempeño un papel fundamental en la modernización del arte. Después del triunfo del impresionismo, se comienza a manifestar la aparición de un arte no figurativo. Una de las primeras contribuciones en cuanto a la imagen paisajista, es el rompimiento de los cánones clásicos de la imagen. Ver un paisaje, es la demostración de que no sólo la imagen puede concebirse en forma tradicional y deformarse luego, sino que, sobre todo, hay que deshacerse de muchos preconceptos figurativos, para poder lograr ser entendido por el espectador.

Bibliografía >>

*4 >> En Aguilera Cerni, Vicente (Dir): Diccionario del arte moderno, citado en ALBELDA, JOSÉ, SABORIT, JOSÉ, La construcción de la naturaleza, Generalitat Valenciana, Valencia, 1997.p. 46.

* 5 >> ROSSET, C, La antinaturaleza, citado en ALBELDA, JOSÉ, SABORIT, JOSÉ, Ibiden p. 50

* 6 >> PEREJAUME, Dejar de hacer una exposición, ACTAR y Museu d Árt Contemporani de Barcelona, Barcelona, Abril de 1999, p.106.

Publicaciones de interés >>

Invención y realidad
La noción de mímesis como imitación creadora en Paul Ricoeur. Autor: Alfredo Martinez Sanchez. dep. filosofía universidad de Málaga. (Pdf incrustado)

Comparte con:


Bilbao 1984 Licenciada en Bellas Artes, Universidad del País Vasco (2004 – 2009). Especialidad artes plásticas. Máster en Producción Artística, Universidad Politécnica de Valencia (2010). Especialidad Arte y Naturaleza + de 15 cursos en metodología didáctica presencial y a distancia Pintora y profesora de Artes plásticas en la escuela Kreártika. Imparto los cursos de dibujo y pintura niño/as y adolescentes + dibujo y pintura adultos   Me apasiona la educación artística, y poder motivar en la gente la expresión pura de su espíritu, mediante técnicas plásticas, que conlleven la realización de obra original propia

Deja una respuesta